Saltar al contenido

La chica del lago

Yo vivo en Dallas, Texas y como ya saben en cualquier sitio ocurren cosas que son difíciles de explicar o creer. Me encontraba con mis amigos en la escuela, hablando de cosas de miedo y estábamos tan fascinados que mi profesora al vernos empezó a contarnos una historia que ocurrió hace tiempo, así mas o menos va la historia:

Era una noche de fiesta de graduación y como siempre las parejas de enamorados se iban a algún lugar más cómodo para ellos.

Esa noche, una pareja de estudiantes, de los más populares, decidieron salir del baile e irse al lago para estar más tranquilos, sin tanta gente a su alrededor.

El lago es una zona apartada y oscura donde no es nada prudente estar por la noche y mucho más imprudente para una mujer.

Al cabo de unos momentos de estar ahí, la pareja escuchó algo, sobre todo ella sentía que algo no andaba bien y quería irse a casa pero su novio no se lo permitía y aunque la chica insistía enfadada, el chico le pidió que se quedara con él.

Tras ella aceptar algo la atrapó y la hizo desaparecer en un instante, el chico no pudo hacer nada más que correr y correr… desde ese momento el muchacho ni la muchacha aparecieron.

Desde aquel día, se cuenta que cada baile de graduación de esa misma escuela y sobre medianoche, ella se aparece con su bonito vestido blanco parando coches.

Se dice además que sólo alcanza a decir: ” ¿me puedes llevar a casa? Es que mi novio me dejó aquí y todavía no ha regresado por mi”. El conductor del vehículo accede y cuando voltea para decirle algo o para preguntar allí no hay nadie, la muchacha desaparece, pero cuando el conductor revisa el asiento trasero de su coche, donde la muchacha se sentó, está húmedo y frío.

Eso es lo que cuentan, y sólo les pasa a personas que van conduciendo solas en mitad de la noche.