Saltar al contenido

La mancha de refresco

cuentos de terror cortos la mancha de refresco

Todo pasaba con normalidad en la graduación de Antonio, eran ya poco mas de las doce de la noche cuando en baile comenzó. Para esa noche tan especial Antonio eligió llevar a Marisa una chica un poco rara que conocía de verla algunas noches paseando en cierta soledad.

Esa noche la pareja iba muy elegante, él llevaba un traje negro con una hermosa corbata roja con estampaciones de hojas mientras que ella llevaba un largo vestido blanco, sencillo pero con cierto estilo. La noche transcurría con normalidad y como viene siendo habitual en las fiestas se suelen consumir diferentes tipos de refrescos.

Sobre mitad del baile sonó la canción que mas le gustaba a Antonio, por eso no pudo evitar la emoción de comenzar a saltar de una manera un poco alocada como para estar con una bella y delicada señorita. En uno de esos alocados movimientos sin querer el refresco de Antonio cayó al suelo salpicando parte del vestido de Marisa. Pese a que el chico intentó limpiarlo con un pañuelo que el llevaba ella estaba bastante mojada y le pidió de favor que la llevase a su casa.

Como buen caballero gustoso la llevó tras pedirle mil perdones. La llevo a su casa entre cierto nerviosismo pues el no sabía realmente donde vivía, la dejo en la puerta de su casa y marchó a dormir.

Días mas tarde Antonio se dio cuenta que en su coche la muchacha se le había caído un hermoso pañuelo blanco a juego con el vestido que llevo en la graduación, así que se dispuso a llevárselo.

  • ¿Está Marisa en casa? Pregunto el joven Antonio a la mujer que le abrió la puerta.
  • Si se trata de una broma de mal gusto niño ¡Por favor, vete a tu casa!

Ante esto el muchacho le explico todo lo sucedido, le enseño el pañuelo y ambos subieron a la habitación de Marisa. La madre estaba atónita al comprobar que el vestido tenía la mancha de refresco, realmente era cierto todo lo que el joven le había contado.

Su hija fallecida hace años había estado en esa fiesta, no pudo contener mas las lágrimas, comenzó a llorar. Poco después explicó todo lo sucedido al joven Antonio quien desde ese momento dicen los que le conocen que ya no es el mismo.