Saltar al contenido

Mi isla, mi refugio mortal

Después de que el barco naufragase, no sin gran esfuerzo conseguí llegar a la isla en la que me encuentro. Al principio me costó bastante recuperarme pero poco a poco me voy sintiendo bastante mejor.

He hecho una primera exploración de toda la zona y por lo que parece se trata de una isla bastante pequeña, pero la parte positiva es que tiene recursos, aunque no sé dónde me encuentro ni si habrá posibilidades de que me rescaten en un futuro próximo.

De todas formas, lo primero que tengo que hacer es organizarlo todo para hacer un refugio y comer alguna cosa para recuperar fuerzas. Para ello voy a tener que internarme un poco más en la isla aunque lo cierto es que me da bastante miedo, porque no sé lo que me puedo encontrar y no tengo ningún lugar donde guarecerme y, sobre todo, en el caso de que exista algún peligro, nunca podré escapar de aquí.

Poco a poco voy internándome y cuál es mi sorpresa que me encuentro varios árboles que cayeron hace tiempo. Imagino que sería por algún rayo o similar. El caso es que esta madera me va a venir muy bien.

Ahora lo que me hace falta es encontrar comida, y por lo que veo un poco más adelante hay un pequeño descampado. Conforme me voy adentrando empiezo a oír voces, aunque no entiendo el idioma.

Ya estoy frente a ellos, y no me puedo creer lo que estoy viendo… Varios cadáveres colgados, y debajo de ellos lo que pueden ser miembros de una especie de tribu que se los están comiendo. Creo que me han visto, pero tengo totalmente claro que nunca voy a poder escapar de ellos.