Saltar al contenido

El cuento de terror del gato negro de Edgar Allan Poe

El gato negro es un relato de Edgar Allan Poe sobre un hombre que pensaba que era su último día de su vida. Un hombre que quedó atemorizado, en pánico y que cuenta acerca de sus últimos acontecimientos. Él ama a los animales y le gusta pasar el tiempo con diferentes especies en su hogar o por fuera. Este hombre se encariña con los animales como aquellas personas que tienen a un perro como una fiel compañía.

La esposa de él comprendió su pasión por los animales y siempre le dio libertad para que pase tiempo con ellos. Ambos tuvieron pájaros, un lindo perro, pececitos de colores y también un gato.

Pero lo que más llamaba la atención era el gato. Un animal más grande, atractivo y plenamente negro. La esposa le recordó aquella leyenda que dice que los gatos negros en realidad son brujas en metamorfosis. Aunque él no llegó a creer por completo en esa historia de terror.

El gato se llamaba Plutón, quien llegó a ser una gran compañía para ese hombre y pasaban momentos juntos. El felino lo seguía por todos lados, incluso en la calle. Lo raro es que al pasar un tiempo él fue cambiando su personalidad y su carácter, se comportó distinto con su mujer, incluso hasta llegar a hechos de violencia. Pero con el gato la amistad se mantuvo intacta.

Hasta que una noche, cuando el hombre regresó de un recorrido alcohólico por la ciudad, se cruzó con el gato, que parecía que lo ignoraba. El hombre estalló en la bronca, tomó al gato negro con crudeza y con una navaja que retiró de su traje le sacudió un ojo con el filo y luego se estremeció.

Al otro día él cobró razón nuevamente y recordó lo sucedido. Pasó un tiempo y el gato comenzó a mejorar su estado. Paseaba por el hogar y trataba de escapar de la presencia del hombre. Ese rechazo al hombre lo hería en lo más profundo. Todo empeoró cuando la furia del hombre se elevó y ahorcó al gato en un árbol. A la noche, un incendio voraz se produjo en su casa y todo quedó hecho cenizas. En una de las paredes había una imagen de un gato con una soga de la que colgaba.