Saltar al contenido

La venganza de Antonio

Poco había pasado desde que María y Susana habían conseguido salir del hospital tras el fuerte accidente que tuvieron cuando viajaban a la playa con Antonio. El accidente se produjo porque María había cogido el teléfono móvil mientras conducía y finalmente perdió el control del vehículo hasta que se salió de la calzada y acabaron estampándose contra un árbol milenario.

En ese momento, Antonio tuvo una muerte lenta y dolorosa sin que María ni Susana pudiesen hacer nada.La depresión y la angustia que tenían María y Susana por la pérdida de su amigo no podía calcularse, pero la historia no había acabado aún.

Una noche, mientras María y Susana se encontraban en la casa de la primera haciendo una pequeña celebración por el cumpleaños de Antonio, todas las luces se apagaron de repente, y sin saber cómo, apareció una figura completamente blanca que empezó a crecer y a crecer casi hasta ocupar toda la habitación. En ese momento María y Susana no sabían qué hacer, pero tampoco podían escapar de la habitación porque la puerta estaba cerrada.

Al día siguiente, llegaron los padres de María y cuando abrieron la habitación lo encontraron todo destrozado y los cuerpos de las dos jóvenes ahorcados en la lámpara.