Saltar al contenido

El mito de la chica que fue secuestrada por un cóndor

El mito del Cóndor trata sobre una joven que vive junto a su padre en un pequeño pueblo rural. Pero ellos no están solo ya que ella es visitada por un joven de buena apariencia y que viste un traje negro y un sombrero elegante. El joven va a ver a diario a la chica y ya se hicieron amigos.

Ambos comenzaron a divertirse mediante un juego que consiste en que uno alce al otro y viceversa, en medio de risas. Pero la joven se percató que cuando él la alzo, ella se encontraba volando. Pero la sorpresa fue mayor para ella cuando terminó en un nido de barranco y el joven elegante se transformó en un cóndor La chica no podía creer lo que estaba viviendo. Su amigo era un cóndor.

Igualmente, ella se encuentra bien ya que el cóndor la cuida, la alimenta y también le da de beber. Pero no todo marcha bien ya que la joven comienza a extrañar a su padre, que ha dejado de ver. Ella le implora al animal por su padre, por saber de él y de los animales de la granja, pero el cóndor no le concede nada de eso.

Ya pasó un año y ella tuvo un hijo del cóndor. Ahora se encuentra con un picaflor en el nido y le cuenta que no puede salir de ahí. El picaflor la tranquiliza. Le dice que irá en búsqueda de su padre y le informará que ella se encuentra ahí.

“En mi casa hay diversas flores, si me ayudas, todas serán para ti”, le prometió la joven al picaflor y éste disparó con alegría hacia el pueblo, para dar con el padre de la chica.

El padre y el picaflor idearon un plan para subir hacia al nido y rescatar a la chica, mientras trataron de distraer al cóndor, que podía poner en peligro el plan. Finalmente pudieron bajar a la joven del barranco mientras dos sapos quedaron dentro del nido.

Mientras el cóndor comía, el picaflor fue a contarle que su chica y su hijo ahora eran dos sapos, que se habían transformados. El cóndor se dio prisa hacia el nido y el mismo fue testigo de lo que el picaflor le había comentado.