No puedes escapar de la oscuridad

Ya se estaba haciendo tarde y los amigos se tenían que despedir para poder regresar a sus casas. El caso es que Pedro, Juan y María tenían que volver al pueblo por un camino muy estrecho y muy oscuro, pero lo cierto es que no tenían miedo ya que se trataba de un pueblo muy tranquilo y en el que nunca había pasado nada.

vastedad-de-pinos

Es más, sus padres se pasaron los años de juventud yendo por ese camino a esas y peores horas, por lo que la tranquilidad era la bandera que llevaban siempre. El problema es que no se veía y en ocasiones existía la posibilidad de pisar mal una piedra y acabar haciéndose una lesión. Por ello, preferían ir despacio y tomándoselo con tranquilidad.

Publicidad

No obstante, la tranquilidad no es siempre buena, y mientras iban charlando, justo detrás de ellos empezaron a escuchar unos pasos que se acercaban. Pararon y se callaron y mirar para atrás pero no veía nada, pero también era cierto que la noche estaba muy cerrada y era muy difícil ver a nadie ni nada.

Siguieron andando pero volvieron a escuchar de nuevo estos pasos, se volvieron de nuevo y empezaron a pensar que era alguno de sus amigos que querían gastarles una broma. Por ello, empezaron a volver sobre sus pasos para ver de quien se trataba, pero, de repente, al llegar a la altura de un pino enorme que había a la derecha del camino, no pudieron evitar mirar hacia arriba donde yacía tendido el cuerpo de uno de los amigos que salió antes de la fiesta.

lepeee

Empresario del mundo online, siempre buscando emprender en la red